Necesita ahorrar dinero?

 

Estas son algunas recomendaciones para lograrlo ¡¡!

Conozca varios métodos que existen para planificar las finanzas a largo y corto plazo.
A la hora de manejar las finanzas, puede que para muchas personas sea todo un reto ahorrar un porcentaje de sus ingresos, ya sea debido a que no tienen el conocimiento suficiente para realizarlo o porque los gastos básicos en ocasiones no lo permiten.

 

Sin embargo, ahorrar dinero es de gran importancia para tener buenos hábitos financieros, pues además de ser fundamental para planear a futuro, también ayuda a establecer un fondo para emergencias y a tener seguridad en el ámbito económico.

«Se trata de aprender a gestionar tu dinero y saber cómo usarlo de la manera más conveniente», Ahora bien, para ahorrar se necesita tener un plan financiero a corto y largo plazo. Y, para lograrlo, existen algunos métodos y recomendaciones que se pueden seguir de manera sencilla, ya que solo requieren pequeños cambios en los hábitos financieros.

¿Cómo empezar? Aunque en un principio puede parecer bastante retador, MADECOOP aconseja que la persona que quiera empezar a ahorrar siga los siguientes consejos:

  • Elaborar un plan de ahorro.
    – Establecer objetivos a corto y largo plazo. –
    – Consolidar y pagar deudas lo antes posible.
    – Evitar las compras impulsivas.

 

 

 

Una vez se tiene claridad con estas recomendaciones, se puede seguir alguno de los siguientes métodos para ahorrar de manera efectiva:

Método Kakebo

Este método surgió en Japón, en 1904, y consiste en tener una libreta de ahorro, en la cual cada mes se colocan las metas de ahorro, los ingresos personales, los gastos fijos (Pago de luz, agua, electricidad, etc.) y la cantidad que se puede gastar.

Con eso en mente, la persona cada día va agregando sus gastos, para que al final de la semana analice cómo se van alineando esos gastos y ganancias con sus metas de ahorro.

En la libreta se debe n registrar los gastos fijos y variables.

El método Kakebo también divide los gastos en cuatro categorías:

– Supervivencia: Comida, hogar, transporte y gastos de los hijos, por ejemplo.

– Gastos opcionales: Salir a comer o ir de compras.

– Gastos culturales: El dinero destinado a libros, museos, teatro o cine.

– Gastos extras: Suma destinada a inconvenientes o a gastos inusuales, como lo puede ser un regalo de cumpleaños o la reparación de algún objeto.​

Método Harv Eker

Creado por el multimillonario Harv Eker, famoso por el libro ‘Los secretos de la mente millonaria’, este método consiste en destinar únicamente el 50 % de los ingresos para los gastos fijos. Lo restante, de acuerdo con ‘Forbes’, se divide de la siguiente manera:

 

No hay que olvidar las actividades de ocio.

– 10 % de ahorro puro: Este dinero debe ser almacenado preferiblemente en una cuenta bancaria distinta a la del uso diario, para no caer en la tentación de utilizarla. Tiene como objetivo crear una especie de ‘colchón’ financiero para el futuro.

– 10 % de inversión: Para esto es necesario que la persona identifique los negocios en los que quiere invertir y cree una lista de objetivos. La idea es que el capital se incremente con el paso del tiempo.

– 10 % de ocio: Aunque es importante ahorrar, no se deben olvidar las actividades de ocio (viajar, ir a cine, salir a comer, etc.)

– 10 % de educación: Eker asegura que educarse es fundamental para crecer personalmente, por lo que la información que se encuentra de manera gratuita se puede complementar con la compra de libros y cursos de calidad.

– 10 % de donación: Finalmente, Harv Eker recalca que es necesario ayudar a los que más lo necesitan.

Método Kon Mari

Es un método japonés para organizar espacios pequeños, enfocado en el minimalismo y la lógica. Sin embargo, también se ha popularizado como un método para ahorrar dinero. Consiste en eliminar los gastos innecesarios siguiendo los siguientes 6 pasos:

– Exigirse a sí mismo a eliminar las compras que no aportan bienestar ni felicidad.

– Simplificar las finanzas borrando los antojos que no son necesarios y evitar los canales en los que se pueden conseguir.

– Lograr armonía financiera y adquirir solo cosas que suplan una necesidad.

– Trabajar la disciplina y alejarse de los impulsos y las improvisaciones.

– Adquirir un enfoque global y diversificar las inversiones, para tener rentabilidad de los ahorros.

– Hacer un inventario periódico en casa, para evitar comprar productos repetidos.

 

Extractado web page BBVA